COVID19 Medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo

Con la publicación del Real Decreto-ley 15/2020, de 22 de abril, se aprueba un nuevo paquete de medidas en apoyo a empresas y trabajadores que complementa las medidas ya adoptadas para contrarrestar el impacto del coronavirus COVID-19. Resumimos a continuación las principales:

  • Se amplía la cobertura de la prestación por desempleo a los trabajadores despedidos durante el periodo de prueba de un nuevo trabajo, así como a trabajadores fijos discontinuos.
  • Se incrementa el ámbito de aplicación de los ERTEs por causa de fuerza mayor para cubrir caídas significativas de actividad en aquellos sectores considerados esenciales que también han visto reducidos sus ingresos.
  • Se refuerzan los mecanismos de control y sanción para evitar fraudes en el cobro de prestaciones.
  • Se prorroga dos meses el carácter preferente del trabajo a distancia, así como el derecho de adaptación del horario y reducción de la jornada.
  • Se establece un mecanismo para la renegociación y aplazamiento del pago de alquileres de locales de negocio.
  • Se incluyen una serie de medidas fiscales para aportar liquidez a autónomos y empresas.

Ampliación de cobertura de prestación por desempleo

Entre las principales medidas destaca la ampliación de la cobertura de la prestación a los trabajadores cuyos contratos hayan sido extinguidos durante el periodo de prueba de un nuevo trabajo desde el 9 de marzo o aquellos que lo hayan extinguido voluntariamente desde el 1 de marzo por tener una oferta laboral en firme que haya decaído.

Igualmente, se facilita el acceso a la prestación por desempleo a los trabajadores fijos discontinuos y se amplía la cobertura establecida en el Real Decreto-ley 8/2020 a los trabajadores que no hayan podido reincorporarse a su actividad en las fechas previstas como consecuencia del COVID-19 y que no cumplen el requisito de situación legal de desempleo, o no pueden acceder a la prestación por desempleo por carecer del periodo de cotización necesario.

Aplicación de ERTEs por causa de fuerza mayor

Se modifica también la regulación de los ERTEs por causa de fuerza mayor, para cubrir las reducciones significativas de actividad en aquellos sectores considerados esenciales.

De esta forma, se permiten que los procesos de ERTE por fuerza mayor puedan no extenderse a toda la plantilla, en empresas que desarrollan actividades consideradas esenciales durante esta crisis, aplicando ERTE parcial por fuerza mayor en la parte de la plantilla no afectada por dicho carácter esencial.

Refuerzo de mecanismos de control y sanción para evitar fraudes

Con la aprobación de esta nueva norma, se refuerzan los mecanismos de control y sanción para evitar comportamientos fraudulentos en la percepción de las prestaciones, regulándose las sanciones y estableciéndose una responsabilidad empresarial que implica la devolución por parte de la empresa de las prestaciones indebidamente percibidas por sus trabajadores.

Prórroga de teletrabajo

También se prorroga dos meses el carácter preferente del trabajo a distancia, así como el derecho de adaptación del horario y reducción de la jornada.

Renegociación y aplazamiento del pago de alquileres de locales de negocio

A través de esta norma, y con el fin de reducir los costes de pymes y autónomos, se establece un mecanismo para la renegociación y aplazamiento del pago de alquileres de locales de negocio a empresas públicas o grandes tenedores (titulares de más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o una superficie construida superior a 1.500 m2).

De esta forma, autónomos y empresas con una actividad suspendida o reducción de ingresos de, al menos, un 75%, podrán solicitar a la persona arrendadora, en el plazo de un mes desde la entrada en vigor de este real decreto-ley, la moratoria en el pago del alquiler.

Esta moratoria afectará al periodo de tiempo que dure el estado de alarma y sus prórrogas y a las mensualidades siguientes, prorrogables una a una, si aquel plazo fuera insuficiente en relación con el impacto provocado por el COVID-19, sin que puedan superarse, en ningún caso, los cuatro meses.

Estas rentas se aplazarán, sin penalización ni devengo de intereses, a partir de la siguiente mensualidad de renta arrendaticia, mediante el fraccionamiento de las cuotas en un plazo de dos años.

En el caso de que el propietario no sea un gran tenedor o empresa pública, se facilita el uso de la fianza como mecanismo de pago, debiéndose ésta reponer en el plazo de un año.

Medidas fiscales

En el ámbito fiscal se incluyen diferentes medidas dirigidas a ajustar las bases imponibles de los impuestos a la situación actual, con idea de proporcionar liquidez para autónomos y pymes fundamentalmente.

Con este objetivo, se permite que la renuncia por parte de los trabajadores autónomos al régimen de estimación objetiva tenga efectos solo para 2020. Estos contribuyentes podrán volver en 2021 a determinar el rendimiento neto por módulos revocando la renuncia de este año en diciembre de 2020 o presentando el primer pago fraccionado de 2021 por esta modalidad.

Asimismo, y en relación con los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades, gran parte de las empresas podrán optar por realizar el primer pago fraccionado del ejercicio 2020 por el sistema de porcentaje sobre la base de los meses transcurridos del ejercicio –de enero a marzo si el ejercicio coincide con el año natural- si presentan el modelo 202 hasta el 20 de mayo por este sistema.

Finalmente, se reduce al cero por ciento el IVA aplicable al suministro de material sanitario de productores nacionales a entidades públicas, sin ánimo de lucro y centros hospitalarios..

Se reduce también el IVA de los libros, revistas y periódicos electrónicos para alinearlo con el aplicable a los de papel, pasando al 4%.

Fuente: https://openges.es/covid19-medidas-urgentes-complementarias-para-apoyar-la-economia-y-el-empleo/

Openges

Comentarios

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • chat
    Añadir un comentario